En muchas ocasiones las personas llegan a urgencias por consultas que serían más fáciles de resolver en una consulta regular con un especialista, y en otras ocasiones hay dolencias que pueden indicarnos que se trata de una urgencia que debemos atender prontamente.

Triage, es una palabra francesa que significa clasificar. Así se ha denominado a un sistema de evaluación y priorización de atención médica en urgencias, cuando los recursos son limitados, es decir cuando no se puede atender a todos al mismo tiempo. Con este protocolo, la decisión de a quién atender primero, no se basa en el orden de llagada, si no que mediante un cuestionario aplicado a los pacientes, se determina si este debe ser atendido inmediatamente o dentro de los próximos 10, 30, 60 o 120 minutos .

En esta época las consultas más frecuentes son las patologías respiratorias, los estados gripales y los síndromes bronquiales obstructivos. No obstante, siempre recibimos pacientes con dolencias inespecíficas o, por ejemplo, dolores musculares que, finalmente se derivan a un traumatólogo” señala el Dr. Carvacho. Muchas personas con estos síntomas, creen que por acudir a urgencia su padecimiento será atendido más rápido, pero se encuentran con que el sistema de priorización Triage, los deja últimos en el listado de atención y que, cuando son atendidos, son derivados a un especialista. Por esa razón, si están en alguno de los casos señalados, lo mejor es solicitar una hora y ser atendido con el médico correspondiente y -si se está en tratamiento- con su médico tratante.

Se debe consultar a urgencia en caso de:

  • - Cuadro febril de más de 24 horas
  • - Dolor agudo, de inicio brusco e intenso.
  • - Disnea (dificultad para respirar) de inicio agudo.
  • - Para quienes tienen patologías crónicas, en el caso de que se exacerbe, su dolor de base.
  • - Lesiones traumáticas, fracturas o sospechas de esguince, contuso cortantes o cortantes.
  • - Alteración de consciencia (pérdida de memoria o dificultad para expresarse), pérdida del conocimiento.
    • Sospecha de accidente vascular:
    • o Dificultad para mover una extremidad.
    • o Sospecha de Infarto
    • o Dolor de 20 a 30 minutos en el pecho, que se puede extender hacia la mandíbula o el brazo.
  • - Hipoglicemia severa (sudoración fría, temblores)
  • - Patologías respiratorias (hundimiento intercostal, aumento de frecuencia respiratoria)
  • - Cuadro de vómito a repetición.
  • - Sangramiento oral o rectal.
  • - Deposiciones negras (hemorragia digestiva)

  • No son considerados urgencias:

  • - Dolencias inespecíficas.
  • - Dolores musculares.
  • - Patologías oftalmológicas.
  • - Solicitud de licencias médicas.
  • - Control de recetas específicas.
  • - Trastornos depresivos y de ansiedad.


#CERRAR