Llegar al invierno con un sistema inmunológico preparado para las inclemencias del clima, la sobre exposición a enfermedades virales y sus molestos síntomas, es un trabajo preventivo que debemos comenzar hoy. Idealmente, es un trabajo que no deberíamos abandonar.
Más conveniente nos resultará ocuparnos hoy de propiciar la ingesta de alimentos que nos ayuden a prevenir resfríos e incómodos cuadros virales, que acudir a la farmacia por medicamentos para aplacar sus incómodos síntomas. Catalina Echenique, nutricionista del Centro Médico de Nueva Clínica Cordillera, nos comparte un detalle de alimentos que no deben faltar en la lista del supermercado:

1. Kiwi: 100 gr. de ésta fruta cubre el requerimiento diario de Vitamina C, la que presenta un gran poder antioxidante; compuesto químico que el cuerpo necesita para eliminar radicales libres, los cuales en exceso aumentan la probabilidad de padecer enfermedades.
2. Naranja: destaca por su alto contenido de Vitamina C y carotenoides; sustancias que se transforman en Vitamina A en el organismo, actuando como poderosos antioxidantes.
3. Piña: debido al contenido de ácido cítrico -ácido orgánico natural- presente en la mayoría de las frutas cítricas, potencia la acción de la Vitamina C.Destaca por presentar la enzima bromelina, que actúa en el tracto digestivo; facilitando la digestión de proteínas y favoreciendo la acción antinflamatoria.
4. Frutos Secos: en invierno nuestro gasto energético es un poco mayor al del resto del año, por eso una buena alternativa es la utilización de frutos secos (nueces, almendras, maní, avellanas y pistachos); ya que contienen un valor energético alto, producto de su gran contenido en ácidos grasos insaturados y poliinsaturados, además de un aporte considerable de minerales; cómo fósforo, potasio y magnesio. Es una buena alternativa de colación de medio día, en reemplazo de alguna otra ingesta.
5. Miel: por su alto contenido de hidratos de carbono, fructosa y glucosa, es un aportador inmediato de energía para nuestro organismo. Contiene aminoácidos y vitaminas, las que le han dado propiedades protectoras del sistema inmunológico. Puede ser una alternativa para endulzar, en reemplazo del azúcar; ideal para el desayuno 1 a 2 cucharaditas.
6. Yogurt con Probióticos: las bacterias probióticas son microorganismos que tienen efectos beneficiosos sobre la función intestinal, siendo inmunoestimulantes, antibacterianos y antidiarreicos -entre otros- promoviendo, en consecuencia, una buena salud. Destacan las bacterias ácido-lácticas; como los lactobacilos y bifdobacterias. Para ver resultados positivos se recomienda su ingesta diaria (1 al día) durante 15 días.
7. Huevo: fuente de proteína de alto valor biológico, ácidos grasos mono y poliinsaturados, Vitaminas A, D, E y B, minerales tales como: calcio, magnesio, fósforo, potasio y hierro. Por tales características nutricionales es considerado como una completa alternativa de acompañamiento en desayuno o como colación.
8. Jengibre: por su contenido en Vitaminas A, C, B, E y minerales tales como: hierro, magnesio, calcio y fósforo. Alivia afecciones del sistema respiratorio, refuerza el sistema inmune, útil el episodios de gripe, resfriados, dolores de garganta, etc. Basta con ½ a 1 cucharadita adicionada en el té, para beneficiarse de sus propiedades.

Catalina Echenique B. Nutricionista Nueva Clínica Cordillera

#CERRAR