Se están acabando las vacaciones y con ello, empieza la ansiedad y el estrés propio de la vuelta a clases, pero los niños no tienen por qué sufrir las consecuencias. La responsabilidad de los padres es bajar los niveles de ansiedad de los pequeños, acostumbrándolos a una rutina semanal más estructurada. Revisa los siguientes consejos para hacer esta vuelta al colegio mucho más placentera.
Terminar abruptamente casi tres meses de vacaciones, puede causar estragos en la salud mental y física de los niños. Es necesario preparar una rutina de adaptación al período escolar, de manera que se acuesten a horas establecidas y se despierten más temprano. A su vez, explicarles que se están acabando las vacaciones y enfocarlo positivamente: "¿Estás listo para reencontrarte con tus compañeros de curso?", por ejemplo.
Los niños suelen emocionarse fácilmente y la incertidumbre puede ponerlos más nerviosos de lo habitual. La noche antes de entrar al colegio, muchos de ellos duermen muy poco pensando en cómo será el reencuentro con sus compañeros, si existirá algún profesor por conocer, entre otros. Nuestra tareacomo padres, es hacerlos partícipes de este período de transición dinámicamente para bajar ese nivel de ansiedad y procurar su correcta adaptación a la nueva rutina.

1. Ordenar las rutinas de sueño de los niños
Desde febrero, ya deberíamos empezar a ordenar las horas de sueño de los niños. Deben comenzar a acostarse y despertar más temprano, así se irán preparando para su ingreso a clases.

2. Realizar un checklist
Una semana antes, realiza un checklist de todos los elementos pendientes y la respectiva rutina del primer día. Invita a tu hijo/a a participar de este proceso, pidiéndole que ordene sus cuadernos favoritos, sus lápices y todo lo que debe llevar en su primer día. De esta manera, no existirá el estrés de ordenar su mochila el día anterior.

3. No sobreidealizar las vacaciones
Las vacaciones son, efectivamente, un momento de relajo. Sin embargo, cuando las idealizamos como "el mejor período del año", puede causar rechazo en los pequeños volver a clases. Se aconseja conversar con nuestros hijos y contarles que hay un período de descanso y diversión, y otro para aprender cosas nuevas e interesantes, así se aborda de manera positiva el ingreso al colegio.

4. Reencuentro con los compañeros
Los compañeros de curso, son el refugio de nuestros pequeños mientras están en clases. La mejor manera de manejar la ansiedad del reencuentro, es organizar una junta previa para que conversen de sus vacaciones y se preparen juntos para el desafío del primer día de clases. Prepararse en familia para entrar al colegio, es una gran oportunidad para compartir y hablar sobre la vuelta a clases, aclarar sus dudas, darles consejos y prepararlos para que tengan un buen comienzo. Construyan juntos un calendario de metas para este año escolar 2018 y disfruten la vuelta a clases.

#CERRAR