Si estás preparando tu próximo destino de verano, no olvides llevar tu botiquín de emergencia. Es mejor estar listo para eventualidades y prevenir que una pequeña herida no se transforme en una futura urgencia. Con estos simples consejos,cuida de ti y tu familia armando un completo botiquín de primeros auxilios.

Cuando pensamos en nuestras vacaciones, la última de nuestras preocupaciones es llevar un práctico botiquín de primeros auxilios. Tu salud es igual o más importante que la ropa y la comida. Sufrir una pequeña lesión, una herida, un simple dolor de cabeza o cualquier otra eventualidad sanitaria en medio de un país extranjero o ciudad desconocida, puede generarnos mal recuerdo. Y es que, muchas veces no es sencillo localizar una farmacia cercana o un centro de salud.

El botiquín de viaje debe tener un tamaño adecuado para que no sea un obstáculo para viajar. Debe poder llevarse fácilmente en un bolso de mano o mochila y elaborado con un material resistente. En el mercado encontramos diferentes alternativas de botiquín para acompañarnos en nuestro viaje. Sin embargo,¿qué elementos son indispensables dentro de él?

1. Soluciones antisépticas (para prevenir infecciones)
No puede faltar en tu botiquín de viajes, por ejemplo, povidona yodada, suero fisiológico o alcohol.

2. Analgésicos y antiinflamatorios recomendados por tu médico de cabecera

Es importante que no te automediques. Consulta con tu médico viajero cómo lidiar con un dolor de cabeza o una molestia menor, para llevar los medicamentos necesarios.

3. Protector solar
Con estas altas temperaturas, cuida la salud de tu piel. Aplica bloqueador solar 15 minutos antes de exponerte al sol. El rango recomendado para bloquear los rayos del sol, son los productos de 30 a 50 SPF (índice de protección).

4. Antiácidos para molestias estomacales
Más comúnmente llamados sal de frutas. Son un elemento indispensable en nuestro botiquín para manejar las molestias estomacales producidas por la acidez.

5. Materiales de aseo y curación
Fundamentales para limpiar una herida y/o controlar el sangrado de la misma. Por ejemplo: gasas estériles, cinta de papel, tijeras, venda elástica, parche curita, entre otros.

#CERRAR