Consulta frecuente en esta época del año, aunque hay personas que están acostumbradas andar con rinitis, picazón en los ojos, descarga posterior o tos, incluso, a veces lo encuentran normal, “siempre ha sido así”.

Si para usted es habitual andar con pañuelitos todo el año, estornudos habituales o sensación de nariz tapada, probablemente tiene una rinitis alérgica mal controlada.

El gran problema, es que si bien, generalmente, no es algo grave, es una enfermedad que afecta la calidad de vida de las personas que la padecen. Porque, por ejemplo, duermen mal y andan cansados todo el día, y esto sucede cuando no reciben un tratamiento adecuado.

Para iniciar un tratamiento adecuado, lo primero es saber si es o no una rinitis producida por alergia. Habitualmente con test cutáneos o exámenes de sangre que miden nivel de IgE específicas se puede confirmar la sospecha de rinitis alérgica. Lo segundo importante es descartar otras causas secundarias de rinitis, como problemas estructurales de la vía respiratoria nasal, o algunas complicaciones de una rinitis no tratada adecuadamente, tales como sinusitis crónica, asma bronquial, resfríos recurrentes entre otras. Si es una alergia, la base del tratamiento es detectar a que es uno alérgico para poder evitar el contacto con el o los alérgenos o causantes de la respuesta exagerada del sistema inmune, si no es posible, se trata de disminuir al mínimo su contacto. Luego, se indica tratamiento farmacológico que se deben usar por un tiempo prolongado, suelen utilizarse antihistamínicos y/o inhaladores nasales. Es usual que los pacientes abandonen el tratamiento de manera anticipada, pues sienten que no surgen efectos y que los síntomas no cambian, sin embargo es una mala decisión. Los pacientes alérgicos pueden o no tener tratamientos de base, pueden utilizarlos todo el año o en algunas épocas, dependiendo a que son alérgicos. Y para algunas personas necesitan ser reforzados en épocas de crisis; como son los inviernos para quienes son alérgicas al acaro del polvo, por ejemplo, y las primaveras, época en que los alérgenos del polen o malezas se encuentran a la orden del día.

Estando bien controlado los síntomas de la rinitis, se puede plantear el uso de Inmunoterapia. La Inmunoterapia son vacunas que contienen extractos de proteínas de alergenos, y son aplicadas en forma inyectables, o bien por vía oral, para generar así una tolerancia del sistema inmune. La inmunoterapia está indicada para ciertos tipos de alérgenos, tales como pastos, polen, ácaros entre otros, porque en ellos existen estudios confiables y a largo plazo que avalan una buena respuesta a tratamiento.

Entonces, en resumen, se puede controlar la rinitis alérgica, para esto es bueno conocer a que es alérgico y tener un control con su médico para obtener un diagnóstico certero, evitar las complicaciones y tener un buen tratamiento farmacológico. Uno puede vivir con alergia pero se puede vivir mejor controlándola, conociendo nuestro cuerpo y estando atentos a él.

#CERRAR